Buuuuuu!!!!! Ojalá te lo hagan un día a ti en la oficina…..

on Viernes, 21 Marzo 2014. Posted in blog

Anoche, cuando salimos a saludar después de la función de Tosca, a un compañero, una o dos personas, de las 2200 que llenaban el Liceu, le gritaron Buuuuuu……

Lo primero que no entiendo, y siempre me he preguntado, cúal es el fenómeno acústico, que permite escuchar dos abucheos aislados en un teatro tan grande. Animo desde aquí a esas personas a dar clase de canto, porque la proyección de sus voces es alucinante.

Y después me pregunto. Por qué? Que necesidad tienen esos clientes del teatro de provocar tanto dolor a un cantante? Si, si DOLOR.

Yo lo he vivido sólo una vez, y es casi físico. Son machetazos en el corazón, se lo aseguro.

Y duele tanto, porque independientemente de cuanto haya gustado o no la interpretación de un artista, éste se ha dejado todo lo que tiene dentro encima del escenario. Si no te gusta no aplaudas. No vuelvas al teatro cuando cante ese cantante, pero no hagas Buuuuuuu…

Y la gente pensará dos cosas; la primera, que después de pagar, es un derecho el protestar públicamente la actuación de un artista. Y la segunda, que en cualquier trabajo del mundo te reprueban si no lo haces bien.

Las dos cosas son verdad.

Igual que es verdad, que yo tengo “derecho”, a hacer mis necesidades en plena calle si me da un apretón de esos de sudar, y no lo hago por educación, vergüenza, y respeto a los demás. Y también tendría derecho, cuando me he gastado 10€ en un filete y sale duro, a ir a gritarle al carnicero delante de todo el mundo, pero tampoco lo hago.

Lo segundo también es verdad. Pero cuando esa reprobación se produce delante de todos los compañeros y a gritos, se convierte en humillación pública, y hay quien lo llama, con la jodia manía de ponerle a todas estas cosas nombre en otros idiomas, “Mobbing”.

Les voy a poner un ejemplo, también vivido en primera persona, de lo que en mí opinión es correcto o no, extrapolando esto del abucheo a otra profesión concreta. Un camarero.

Cómo todo el mundo sabe, yo fuí camarero muchos años en el restaurante de mis padres. Y un día, con el comedor lleno de gente que degustaba la comida que mi madre hacia tan buena, un señor, que venia con clientes habituales, llamó mi atención para que acudiese a su mesa. Cuando llegué, ese “señor” empezó a gritarme diciendo que él, el solomillo lo había pedido menos hecho y que estaba muy hecho. Todo el restaurante se torno silencio. Yo agachaba la cabeza y pedía disculpas, ofreciéndole a aquel tipo traerle un solomillo nuevo. Nada lo calmaba, ni siquiera la cara de vergüenza de su mujer y sus amigos.

Cuando se calló, yo rompí a llorar. Tenia 17 años, y me dolía en el alma que criticasen así nuestro trabajo.

Aquel individuo tenía derecho a manifestarse así? Probablemente. Es verdad que el solomillo estaba pasado demás. Seguro que en otras mesas hubo alguien a quien no le gustó la comida. Quizá no volvieron nunca más o no dejaron propina esa noche. No lo sé.

La reflexión es, que pagar, no da derecho a cualquier cosa. No y no!!!! Y lo que pienso, es que los dos que abuchearon ayer, protestaron en el restaurante en la cena de posterior, le habrán gritado a la asistenta más de una vez, y no quiero imaginar lo que le dirán a sus hijos si les traen malas notas. Y los que no lo hicieron, pues no aplaudieron o lo hicieron tibiamente. Y salieron felices del teatro.

Al final, un cantante destrozado, que además canto de manera muy correcta. Unos compañeros afectados por la tristeza de nuestro colega, y dos o tres “clientes” que hicieron su buena acción de cada día.

Yo sólo les deseo que un día, en su lugar de trabajo, en una fiesta familiar, o donde sea, alguien con desprecio les grite: BUUUUUUUUUU!!!!!!!!!!! Cuenten, cuente lo que se siente, por favor.

Esta es mi humilde y parcialísima opinión. Que pensáis vosotros??

Abrazos para todos

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Facebook Youtube Twitter
Web Design: C&M